Sale a la venta una reproducción de “Vaticinia Pontificum”, el libro que vaticina el futuro del Papa y de la Iglesia

,

Hablamos de la primera reproducción del “Vaticinia Pontificum” de Benozzo Gozzoli, discípulo de Fra Angelico y uno de los pintores más importantes del Renacimiento.

Conocido como el origen de las profecías de “El libro perdido” de Nostradamus, y registrado en la British Library de Londres como “Harley 1340”, el ejemplar original data de 1441 y contiene 30 profecías sobre el destino de la Iglesia y el Papado.

Patrimonio Ediciones, especializada en la publicación facsímil de códices medievales, se ha encargado de reproducir esta obra y pondrá a la venta una tirada limitada de 500 ejemplares (28,5 x 19,5 cm, 44 hojas en pergamino). Esta editorial con sede en Valencia emplea oro de ley y auténticas piedras preciosas para llevar a cabo sus reproducciones y, además, lo acreditan notarialmente.

Su ambición es crear un variado catálogo de manuscritos para crear la Biblioteca Renacentista perfecta. Precio: 5.700 euros.

El libro viene recogido en un estuche especial y acompañado por un par de guantes J.M.Presas

Sólo se han creado 500 ejemplares (28,5 x 19,5 cm, 44 hojas en pergamino)

Sus páginas contienen 30 profecías sobre el destino de la Iglesia y el Papado.


FUENTE:  www.expansion.com

Leonardo también cometía errores

Una ambiciosa biografía sobre Da Vinci indaga en el talento innovador del sabio renacentista y en su habilidad para combinar arte y ciencia

Cuando rondaba esa inquieta y trascendental edad que son los 30, Leonardo da Vinci escribió una carta al señor de Milán en la que enumeraba las razones por las que este debía proporcionarle un empleo. Había disfrutado de cierto éxito como pintor en Florencia, pero encontró problemas para terminar sus encargos y buscaba nuevos horizontes. En los 10 primeros párrafos, Leonardo se jactaba de sus habilidades en ingeniería, sin olvidar su capacidad para proyectar y diseñar puentes, canales, cañones y edificios públicos. No fue hasta el undécimo párrafo, al final, que añadió que, además, era artista: “También puedo esculpir en mármol, bronce y yeso, así como pintar, cualquier cosa tan bien como el mejor, sea quien sea”.


Seguir leyendo en: Leonardo también cometía errores (EL PAÍS)

Mito y depreciación de un genio: Leonardo da Vinci

Nadie podía sospechar que en un lugar como Anchiano, un pueblo remoto —«insignificante» en palabras de Paolo Giovio— de la comarca de Vinci, a treinta kilómetros de Florencia, en el vientre templado pero vivo, muy vivo de 1452, nacería un hombre ilegítimo que cambiaría el curso de la historia del mundo con el nombre de Leonardo di Ser Piero. El mismo día, un 15 de abril, seis años antes, expiraba uno de los dos padres de la arquitectura moderna, Filippo Brunelleschi. El segundo, Leon Battista Alberti, justo el mismo año en que nacía Leonardo, terminaba en Roma la redacción del De re aedificatoria. Y el orfebre Lorenzo Ghiberti, tras veinticinco de trabajo, entregaba los diez paneles que vestirían las (así bautizadas por Miguel Ángel) «Puertas del Paraíso» del Baptisterio de Florencia.


Seguir leyendo en: Mito y depreciación de un genio: Leonardo da Vinci (JOT DOWN)